Educación sobre la Nutrición

La mayoría de las mujeres embarazadas entienden que beber leche y comer muchas frutas y verduras es importante y ayudará a mantenerles saludables a ellas y a su nuevo bebé. Una dieta bien equilibrada ayudará a que un bebé saludable crezca, y también mantendrá a la madre saludable para que pueda cuidar de sí misma y de sus hijos. Los bebés saludables son menos costosos de cuidar porque no van al médico tanto y no necesitan medicamentos. Además, cuando los bebés están sanos, ser padres es menos estresante.
Las madres necesitan comer sano incluso después de que nazca el bebé. Los niños aprenden los hábitos alimenticios mirando a sus padres. Enseñar a los niños a comer verduras es un hábito de salud que los padres pueden transmitir a sus hijos durante toda la vida. Como adulto, es difícil crear nuevos hábitos, pero si le enseña a su hijo cómo tomar decisiones saludables, será más probable que siga tomando decisiones saludables a medida que envejece.